¿Por qué ser Gerontólogo?

Valores

En ocasiones la mayoría de la gente es etiquetada como cosa,

ejemplo

“cosas buenas llegan y otras se van”.

Sí eres de las personas que se expresan así, no dudes que pronto tendrás ese valor.

Los valores no se pierden, simplemente jamás fueron aprendidos.

Tener la gran oportunidad de trabajar a lado de gente con más horas de vuelo recorrido, es un privilegio que pocos saben aprovechar.

Estudiar Gerontología es como la contemplación de un hermoso paisaje, pero ser gerontólogo es mantener en equilibrio, esos elementos que le componen.

Lo extraordinario de ser un viejo, es la reciprocidad. De compartir la experiencia y sabiduría de ese camino recorrido.

Dedicado a Margarita Cruz C.

¡Gracias por invitarme a este viaje!

Escrito por,

Cynthia MR

¿ Sabías que la actividad Física en el AM es muy importante ?

LA ACTIVIDAD FISICA EN EL ADULTO MAYOR

En relación al adulto mayor y a la diversidad de factores que inciden negativa o positivamente en su estado de salud y capacidad de rendimiento físico, se encuentran adultos mayores con características físico-funcionales particulares, independientemente de su edad cronológica.  Esto significa que el envejecimiento cronológico puede o no corresponder al envejecimiento funcional y va a depender de diversos factores de riesgo para la salud adquiridos a lo largo de la vida, como pueden ser el consumo de tabaco y alcohol, el ritmo de vida que se lleva, etc., y todos estos afectan al estado de salud funcional deteriorando la eficiencia en el rendimiento de diversos aparatos y sistemas de nuestro cuerpo.

Todos los cambios que recibe el cuerpo del adulto mayor son producto de modificaciones fisiológicas que se acompañan con la edad; el ejercicio físico no evita los cambios, pero hace que aparezcan con más lentitud, disminuye su progresión y su impacto en la salud; y todo esto repercute en la calidad y estilo de vida de la persona mayor.

Nuestro envejecimiento biológico está supeditado al estilo de vida que hemos llevado a través de los años, pues podemos encontrarnos con personas de edad avanzada bien conservada, en tanto que otras relativamente más jóvenes se consumen con mayor rapidez ante la existencia de ciertos padecimientos. Sin embargo, esta situación puede ser frenada y tal vez revertida en cualquier edad, si se modifican los estilos de vida negativos y se promueve la práctica del ejercicio físico.

Entonces la salud de los ancianos debe ser vista también desde su capacidad de rendimiento físico y no solo desde el punto de vista de presencia o ausencia de enfermedades pues existe evidencia científica de que la actividad física puede producir enormes beneficios, sin embargo, la mayoría de los viejos no participan regularmente en actividades físicas.

Esta capacidad va a depender de la eficiencia funcional de la totalidad de los 5 aparatos y sistemas que integran al organismo, como: el aparato cardio-respiratorio, responsable de captar, transportar y entregar el oxígeno a los tejidos, lugar en donde se llevan a cabo los procesos metabólicos responsables de la producción de energía indispensable para el mantenimiento de la propia existencia y la ejecución del movimiento.

El ejercicio físico practicado regularmente en la tercera edad nos va a ayudar para:

  • Mejorar nuestra capacidad para el auto cuidado
  • Favorecer la integración del esquema corporal
  • Propiciar bienestar general
  • Conservar más ágiles y atentos nuestros sentidos
  • Facilitar las relaciones intergeneracionales
  • Aumentar los contactos sociales y la participación social
  • Inducir cambios positivos en el estilo de vida
  • Incrementar la calidad del sueño
  • Disminuir la ansiedad, el insomnio y la depresión
  • Reforzar la actividad intelectual, gracias a la buena oxigenación cerebral
  • Prevenir caídas
  • Incrementar la capacidad aeróbica, la fuerza muscular y la flexibilidad
  • Disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular
  • Hacer más efectiva la contracción cardíaca
  • Frenar la atrofia muscular
  • Favorecer la movilidad articular
  • Evitar la descalcificación ósea
  • Aumentar la eliminación de colesterol, disminuyendo el riesgo de arterioesclerosis e hipertensión
  • Reducir el riesgo de formación de coágulos en los vasos y por tanto de trombosis y embolias
  • Aumentar la capacidad respiratoria y la oxigenación de la sangre
  • Evitar la obesidad
  • Mejorar la capacidad funcional de aquellos individuos que presentan un déficit en la realización de las AVD (actividades de la vida diaria)
  • Incrementar la longevidad

Es importante mencionar que a pesar de los beneficios que se pueden obtener  con el ejercicio, éste no se puede indicar ni recomendar a todos los adultos mayores, pues se requiere de una valoración.

La prescripción del ejercicio, debe incluir información sobre los tres componentes de cada sesión de ejercicios: el calentamiento, el ejercicio o entrenamiento y el enfriamiento; y se diseña para adaptarse al estado, necesidades de salud y problemas médicos de un paciente en concreto y debe contener 4 actividades:

  • Tipo de actividad aeróbica
  • Frecuencia de la actividad
  • Duración de la actividad
  • Intensidad de la actividad.

Un programa equilibrado debe incluir actividades encaminadas a conseguir cada uno de los 3 objetivos de una buena coordinación física: aumentar la flexibilidad, incrementar la fuerza y elevar la resistencia cardiovascular.

En resumen, está demostrado que el ejercicio y/o el deporte, imprime al que lo practica un aspecto más saludable y estético; permitiéndole conservar mayor fuerza vital y física; también le va a ayudar a mantener y recuperar el equilibrio físico y psíquico; hará más lenta la involución propia del envejecimiento del músculo esquelético, facilitará la actividad articular, ayudará a la prevención de la osteoporosis y las fracturas óseas. También favorecerá la protección cardiovascular previniendo la arteriosclerosis, la función endocrina, fundamentalmente de la suprarrenal (resistencia y adaptación al estrés), el equilibrio neurovegetativo y la actividad psicointelectual.

                                                                             Elaborado por:   María de los Ángeles Bravo  Gómez

Bibliografía:

  • LLanes Betancourt Caridad, Capacidad Funcional y Envejecimiento Sano. Bibliografía complementaria de la Maestría : Longevidad Satisfactoria. Cuba 2006
  • Diaz de los Reyes Saul, Algunas consideraciones anatómicas-fisiológicas del envejecimiento y su repercusión. Monografía ISCF Manuel Fajardo. Cuba 2005

 

 

 

la-actividad-fisica-en-el-adulto-mayor

LA FAMILIA Y EL ADULTO MAYOR

A través de la historia la estructura familiar ha sido muy cambiante. La actualidad
no es la excepción. Junto a la transición demográfica que está ocurriendo la familia
también se ha ido transformando. Anteriormente se encontraban en mayor
cantidad las familias nucleares, con sólo dos generaciones (padres e hijos). Ahora
se encuentran con mayor frecuencia las familias extensas en donde, en una sola
casa, viven más de dos generaciones. Encontrándose en esas familias, a parte de
los hijos y de los padres, a los abuelos e incluso, en algunos casos, hasta a los
bisabuelos.

Sigue leyendo

Úlceras por presión en el Adulto Mayor

Escaras  también conocidas como  úlceras por presión son lesiones generadas en la piel que afectan a usuarios de sillas de ruedas y convalecientes en cama, debido a que el mismo peso corporal del paciente y la falta de actividad generan deficiencias en la irrigación sanguínea. Este problema generalmente afecta a mayores de 70 años, pero puede evitarse si se toman precauciones.

Por Lorena Castro G.

Para leer el artículo completo haz click en escaras

Nutrición en el Adulto Mayor

Artículo por J.I.M.M

Existen algunos mitos que giran en torno a la salud nutricional del adulto mayor ¿los ancianos deben comer papilla? ¿Deberían comer menos? ¿Existen alimentos que no pueden consumir? No obstante, la situación particular de cada persona va a variar en función de su estado de salud, es decir, si existen patologías como la Diabetes Mellitus, entre otras, que exigen una modificación en la dieta de la persona que la padece, o bien, si el adulto mayor presenta pérdida de piezas dentales que dificultan la masticación o incluso problemas gastrointestinales que provoquen molestias en el proceso de la digestión.

Por ello, antes de iniciar una dieta es fundamental consultar a un especialista que realice un plan alimenticio basado en las características y necesidades específicas de cada persona.

Sigue leyendo

¿Sabes qué son las Viviendas Colaborativas?

Viviendas Colaborativas, Cohousing, Envejecer entre Amigos, son sinónimos que denotan una alternativa a las Casas de Retiro para Ancianos, se trata de complejos habitacionales o bien, de cooperativas de adultos mayores autónomos que se apoyan mutuamente, se ayudan entre sí, comparten y se mantienen activos.

Esta nueva tendencia predominantemente Europea la podemos observar incluso en el Cine, películas tales como ¿Y si viviéramos todos juntos? o La Fiesta de Despedida.

Te invitamos a ver el siguiente video y a comentar si consideras que esta iniciativa podría funcionar en nuestro país.

Si quieres leer la nota completa, haz click AQUI

Pérdida de Memoria y Enfermedad de Alzheimer

¿Es la pérdida de memoria una señal de la Enfermedad de Alzheimer?

1313533

De acuerdo con la periodista Marie Gathon,  un nuevo estudio publicado en la revista Neurology, señala que las personas que aducen presentar pérdidas o problemas de memoria tienen mayor riesgo de desarrollar, con el tiempo, la enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, tampoco hay que alarmarse si en ocasiones olvidamos dónde dejamos las llaves. A veces, lo que realmente tenemos es un problema de atención dadas las múltiples preocupaciones cotidianas.

No  obstante, en el presente texto se resume de manera muy breve el tema de la demencia, específicamente de la enfermedad de Alzheimer, con el objetivo de responder a preguntas tales como: 

¿Cuáles son las 10 señales de Alarma?

¿Estadísticas y Asociaciones en México?

¿Tratamientos?

¿A qué edad puede presentarse una demencia?

¿Es normal en la vejez?

¿Existen factores de riesgo para desarrollar la demencia?  ¿Cuáles son?

 

DESCÁRGALO AQUÍ: Demencia y Pérdida de Memoria

*Imagen e información introductoria obtenida de http://www.levif.be/actualite/sante/les-pertes-de-memoire-sont-elles-annonciatrices-d-alzheimer/article-normal-315101.html

Síndrome del Cuidador Quemado

Síndrome de Burnout en Cuidadores Primarios de Enfermos Crónico-Dependientes o Síndrome del Cuidador Quemado

Resumen del proyecto de Investigación titulado “Alzheimer y Burnout en Cuidadores Primarios” presentado por J.I.M.M

KA_BLOG_cuidador_alzheimer

¿A qué se refiere?

El Síndrome de Burnout es un trastorno que provoca un serio deterioro a nivel físico y emocional, lo que repercute fuertemente en el estado de salud del cuidador y en el paciente enfermo, mismo que podría convertirse en víctima de maltrato y violencia como consecuencia

Sigue leyendo

¿ Sabes dar una mala noticia?

El comunicar una mala noticia, (ya sea un Dx no muy favorable, un fallecimiento de algún familiar o amigo o simplemente la perdida de algo que cause el desequilibrio en el individuo) no es algo fácil, ya que siempre causan un malestar en él que la recibe la noticia, así como en él que la da.

Esta percepción se exponencializa cuando el que va a recibir la mala noticia es un adulto mayor. Al momento de transmitir al adulto mayor, la información ya sea por el médico, la enfermera, psicólogo, gerontólogo o en general el personal de la salud, debemos asegurarnos de que la persona la comprende, utilizando un  lenguaje, claro, neutro y objetivo, teniendo cuidado de no  prefabricar puntos de vista y debemos de manejar las reacciones que podría producirle esta noticia.

Así pues, para saber cómo afrontar estas situaciones como gerontólogos, es conveniente tener ciertos puntos que te orientaran y te ayudaran al momento de dar una mala noticia. Con el fin de manejar este tipo de situación de manera asertiva, daré una breve explicación acerca del modelo de Buckman y colaboradores, que se divide en 6 puntos, ya que son momentos claves para el individuo. Cabe mencionar que este modelo no es exclusivo para AM, pero si es una herramienta útil, con la que podemos contar.

MODELO DE SEIS ETAPAS DEL GRUPO DE BUCKMAN:

       1.  PREPARACIÓN

En este punto lo que necesitas es planear y prepararte para dar la información al adulto mayor. El ¿Dónde y quién? Es lo que debemos cuestionarnos. El lugar en donde se va a dar esta plática debe de ser lo mas privado posible, que no existan interrupciones de cualquier tipo, evitar dar la información de pie, en pasillos, etc. evitar circunstancias en las que perjudiquen al adulto mayor para que no se sienta contrariado.

La información debe de ser dada en forma persona (no por mensaje o por teléfono) y debemos respetar si el AM (adulto mayor) desea esta solo o acompañado por alguien al momento de darle la información.

       2.  ¿QUÉ SABE?

Averiguar que sabe el AM, que percepción tiene sobre su enfermedad o sobre dicho suceso. Realizaras preguntas abiertas e indirectas, con un lenguaje de acuerdo con el AM y  teniendo cuidado con la comunicación no verbal.

        3. ¿QUÉ QUIERE SABER?

¿Qué tipo de información desea saber el AM? Observar el lenguaje verbal y no verbal, aceptar sus evasivas, sugerencias o silencios. Esta es una etapa compleja, si el AM expresa el deseo de no discutir la información, debemos respetarlo y dejar la puerta abierta para mas tarde.

       4. COMPARTIR LA INFORMACIÓN

La información será dada de manera progresiva, de menos a mas y dando tiempo para su asimilación (asintomático). Nos podemos apoyar de “VIDEO” y material gráfico, no fomentaremos la desesperanza y nunca mentiremos.

Nos aseguraremos de que el AM asimilo la información y la entendió. En el caso de que la información este relacionada con su salud, tendremos en cuenta dos reglas básicas:

  • El AM tiene derecho a aceptar o rechazar cualquier propuesta de tratamiento que se le ofrezca.
  • Tiene derecho a reaccionar y expresarse afectivamente de la manera que considere mejor, siempre dentro del marco de conductas socialmente aceptadas.

         

        5.  RESPONDER A LOS SENTIMIENTOS

El AM puede llorar, debemos tolerar, MANTENDREMOS UNA ACTITUD RECEPTIVA, DE EMPATÍA Y DE ACOMPAÑAMIENTO.

Si un AM reacciona con mayor intensidad, se derivara con el especialista, pero si es mas negativa su reacción tales como amenazas o violencia, mantendremos la calma y le pediremos al AM que se controle, si no es suficiente pediremos la intervención de otros compañeros o incluso el personal de seguridad.

       6.  PLANIFICACIÓN Y SEGUIMIENTO

En este punto el AM probablemente se sienta abatido y confundido. Es aquí en donde emergerá la habilidad del profesional de la salud (Gerontólogo) para afrontar y dar solución ofreciendo una perspectiva positiva. Se dará el plan de Tx, tomando en cuenta y respetando el deseo del AM, adoptaremos una postura asertiva, cuidando de no dar falsas esperanzas y por ultimo daremos un resumen final y aclaramiento de sus dudas. Todo esto no es en una sola vez, el AM puede necesitar mas sesiones para su aclaramiento.

Por último te presentaremos un “VIDEO” que realizamos como material de apoyo, para el momento de compartir la información con el Adulto Mayor, en caso de dar una mala noticia, como se menciona en el punto 4, del modelo del Grupo Buckman.

                                                                                                                               Escrito por Lou Gon

Gerontología educativa

Para poder comprender lo que es la gerontología educativa es necesario partir de lo que entendemos por educación.

La educación es la formación destinada a desarrollar la capacidad intelectual, moral y afectiva de las personas de acuerdo con la cultura y las normas de convivencia de la sociedad a la que pertenecen; es decir, la educación no solo comprende los conocimientos científicos, sino también los valores, las costumbres, las ideas y todo aquello que resulta de la relación del hombre con el hombre, de éste con la naturaleza  y como se transmiten estos conocimientos de generación a generación.

Se tiene que tener en claro que educación es un concepto más amplio que la simple instrucción que se adquiere mediante cursos y en las aulas, podemos comprender la importancia que tiene para nosotros que las personas adultas tengan o no como objetivo personal el realizar cursos, capacitaciones o estudios universitarios; es decir, la mayoría de los adultos mayores cuentan con un gran número de conocimientos que la vida les ha dejado y por lo tanto consideran que el estudiar o tomar cursos ya no es prioritario, ya no es parte de sus objetivos o metas a seguir.

Esto tiene mucho que ver con la creencia de que solo los niños, adolescentes y jóvenes son los que deben “estudiar”, y esto lo comprobamos con nuestro sistema educativo donde las aulas están abiertas a estos sectores de la población, pero muy pocas a la población de adultos mayores a los cuales se les imagina descansando, disfrutando de su tiempo libre pero en muy pocas ocasiones se les imagina estudiando o por lo menos terminando su primaria.

La cuestión aquí no es solo que el adulto mayor quiera seguir o no cultivando su conocimiento, sino que existen otros factores que inciden en dicho problema, uno de estos factores puede ser la falta de acceso a las instituciones educativas, otra causa puede ser por la misma influencia social en donde se considera que el adulto mayor ya no está en edad de aprender y si a esto se le suma la falta de un ingreso económico, pues entonces el adulto mayor se conforma con una vida con poca o sin educación formal.

A pesar de contar con instituciones como el INEA y el INAPAM, es insuficiente para satisfacer la demanda de los adultos mayores en cuanto a educación, pero aún así el hecho de que se dediquen a apoyar a este sector de la sociedad permite que los usuarios de dichas instituciones puedan aumentar sus redes sociales y apoyarse en el aprendizaje de nuevos conocimientos.

Es necesario que se fomente en el adulto mayor el deseo de adquirir nuevas habilidades y competencias para tener una vejez plena; es decir, muchos de los viejos no creen necesario estudiar por no considerar de utilidad dichos conocimientos y es esa barrera la debemos romper como gerontólogos, pues no solo es necesario tener una buena nutrición, hacer ejercicio, sino también es importante y necesario nutrir el intelecto para vivir mejor.

ISG